Signo editores / Literatura a Mil

Palabras (Javier Bermúdez López)

Comparte este post

Se cruzan por la calle. Se miran. Los atraviesa la misma flecha certera. Él retrocede y se acerca a ella. Hola, me llamo tal, ¿y tú? Hola. ¿Te parece muy raro si te invito a tomar una cerveza? Sonríen. ¿Ahora mismo? Sí, ahora. Se van a un bar. Y luego a otro. Y después a otro. Y a otro. Y a otro. Recorren la madrugada con una irrefrenable necesidad de conocerse. Se besan en cada portal. Debajo de cada farola. Encima de cada puente. Frente a cada declaración de amor pintada en la pared o grabada en la corteza de un árbol. Acaban en la playa y ven cómo la luna flota sobre el mar. Y allí mismo se acarician. Follan. Se contorsionan. Muerden. Arañan. Susurran: Dios, eres preciosa. Sudan. Jadean. Comparten fluidos, orgasmos, éxtasis. Gritan: ¡ohhh!, ¡ahhhh! Se corren. Se abrazan. Se besan. Se vuelven a acariciar. Y cuando ya se lo han dicho todo, se visten y cada uno se va corriendo hacia su casa antes de que la ciudad se despierte. Y tengan que hablar de futuro. De trabajo. Familia. Hipotecas.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies