Si quieres demostrar tu creatividad y habilidad para las letras, no puedes pasar por alto la oportunidad de aprender ¿cómo empezar a escribir tu propio libro? En este post te ofrecemos algunas recomendaciones que pueden ser útiles para inspirarte y comenzar.

¿Qué se necesita para empezar a escribir un libro?

Antes de iniciar la escritura de un libro como tal, es conveniente que comiences con historias cortas, pequeños relatos, poemas o vivencias que puedas plasmar por escrito a modo de práctica.

Al escribir, es fundamental que utilices las palabras como medio para que los lectores aprecien tu misma percepción y para ello te servirá la práctica. Cada vez que escribas algo, invita a un familiar o amigo a que lo lea y te dé su opinión, de esta forma podrás evaluar si el mensaje que has deseado transmitirle fue recibido satisfactoriamente.

Vocabulario

Cuanto más leas, mayor será tu vocabulario y ampliarás tu capacidad de expresarte por medio de las palabras. Esta es la mejor forma de aprender sobre ortografía y gramática, pues al leer tu cerebro capta la forma correcta de comunicar ciertas ideas y expresiones que luego puedes implementar en tu propio libro.

Inspiración

Se dice fácil pero este es el recurso más difícil de obtener para escribir un libro, en la mayoría de los casos surge de forma espontánea y no se puede forzar. Es bastante clara la dificultad que implica crear algo completamente nuevo en un mundo donde ya ha sido creado prácticamente todo, pero la mente humana es fantástica y siempre nos sorprende su capacidad.

Espacio ideal

Procura crear o disponer de un espacio donde puedas sentarte y escribir tranquilamente, sin interrupciones ni distracciones que afecten el proceso. De esta manera, notarás que las ideas fluyen más fácilmente y avanzarás en tus historias.

Boceto

Cuando tienes una idea en mente, siempre es bueno plasmarla por escrito para evitar olvidar los detalles. No vas a escribir tu propio libro en un día, pero te recomendamos elaborar una especie de esquema gráfico donde puedas visualizar los eventos importantes como el inicio, el clímax y el desenlace.

En esta misma parte del proceso, puedes crear una especie de guía donde describas con claridad a cada personaje: quién es, cómo se llama, de dónde viene, a qué se dedica, cuál es su propósito en la historia y cómo se relaciona con los demás. Esto será útil para comenzar a darle forma a tus ideas.

¿Qué debes evitar al momento de escribir tu propio libro?

Evita que tu historia comience muy lentamente, pues de los acontecimientos que ocurran en el primer capítulo depende que los lectores continúen leyendo el libro o no. Está claro que debes establecer un contexto pero asegúrate de incluir elementos de tensión y entusiasmo que generen curiosidad por saber lo que pasará más adelante.

Cuando hayas escrito algunos capítulos, podrás describir con mayor detalle otros elementos que ayuden a dar forma a tu historia.

En este mismo orden de ideas, es oportuno recomendarte que no exageres con los detalles. Es muy común que los escritores novatos se extiendan exponiendo cada uno de los elementos que han visualizado en sus mentes para asegurarse de que los lectores tengan la misma percepción pero esto, lejos de interesarlos, acaba por aburrirlos.

Al respecto debes saber que no son necesarios tantos detalles para conseguir que el lector comparta tu visión y se interese en lo que está por suceder. Desecha la idea de que todo tiene que ser imaginado de forma fidedigna a lo que tienes en mente y entiende que está bien dejar cierto rango de libertad para que cada quien imagine su propia versión de lo que estás contando; esto hará tu libro mucho más ameno.

Write Your Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.