Turismo literario

Viaje por los cuentos de hadas

Comparte este post

Princesas esperando su príncipe azul, malvadas, hadas que todo lo arreglan… Todos hemos soñado y seguimos soñando con los cuentos de hadas que nos han regalado los hermanos Grimm. Y como le ocurre a Peter Pan -seguimos teniendo algo de niños- os propongo recorrer emblemáticos lugares de Alemania, la cuna de los cuentos. En Alemania crecieron Wilheim y Jacob Grimm y es ese país el que tiene el privilegio de contar con ese tesoro literario.

Si tienes oportunidad, te propongo el viaje por los cuentos de hadas, una ruta alemana, conocida como Deutsche Märchenstrasse, que recorre de norte a sur. En total, 600 kilómetros cargados de fantasía. A lo largo del recorrido, los turistas bibliófilos podrán descansar en el castillo de La Bella Durmiente, revivir las historia de El gato con botas, los músicos de Bremen o El flautista de Hamelín.

Es difícil resumir en un artículo los 600 kilómetros que recorre esta ruta -desde Hanau a Bremen-, dejando en el camino ciudades preciosas, que te invitan a soñar. Por eso, me centro en las más destacadas, esas que son de paso obligado.

Kassel, la cuna de los cuentos de hadas

De todos es conocida la trayectoria literaria de los hermanos Grimm. Nacieron en la ciudad alemana de Hanau y desde muy jóvenes apuntaban maneras  en el ámbito literario, al que estuvieron vinculados durante toda su vida. Jacob trabajó como bibliotecario y Wilheim como secretario de la biblioteca Fridericianum, en el barrio de Niederzwehren (en Kassel, conocida como la capital de los cuentos de hadas). En este barrio se conserva la casa de Dorothea Viehmann, una entrañable mujer, de origen francés, especialmente importante para los hermanos Grimm. Ella relataba durante horas y horas cuentos tradicionales y los hermanos Grimm se dedicaban a transcribirlos. Entre esos cuentos relatados por Dorothea se encontraba Caperucita Roja, relato escrito por el francés Charles Perrault, al que los hermanos Grimm le dieron un toque diferente al desenlace, tal y como lo conocemos hoy en día, donde Caparucita y su abuela no acaban siendo manjar del lobo feroz.

Sababurg, el castillo de La Bella durmiente

Otra parada obligada por esta ruta de los cuentos de hadas es el castillo de La Bella durmiente, cerca de Kassel, que sí existe y no está precisamente en Walt Disney. Esta fortaleza se encuentra en Sababurg y su nombre real es  Castillo de Dornröschen. Si tienes la oportunidad de desplazarte hasta allí, es suficiente con seguir las señales del cuento para saber dónde se encuentra. Este castillo alberga en la actualidad un hotel, un restaurante, un registro civil y el teatro Sababurg. Esta fortaleza tiene 675 años y está rodeada de naturaleza, un bosque, el de de Reinhardswald, de 100 hectáreas declarados reserva natural.

Esta fortaleza se construyó en el siglo XIV para proteger la iglesia de Gottsburen. Durante el siglo XV, al cesar las peregrinaciones, quedó en el olvido siendo invadida por la vegetación y las zarzas que aparecen en el popular cuento.

El flautista de Hamelín

¿Quién no conoce la historia de El flautista de Hamelín? Siguiente parada en nuestra ruta, Hameln -a 100 kilómetros del castillo de La Bella durmiente-, una población de 60.000 habitantes, situada en la zona de las montañas de Weser.

Esta ciudad encantadora sirvió de inspiración para los hermanos Grimm, que adaptaron este cuento, cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XIII. Si viajas a esta ciudad podrás visitar la Casa del Flautista (Rattenfängerhaus), edificada entre 1602 y 1603 y la famosa calle donde desaparecían los niños,  Bungelosenstrasse.

Schwalmstadt y el cuento de Caperucita Roja

En la ciudad de Schwalmstadt se ubica la historia de Caperucita Roja, esa niña dulce que llevaba la cestita de comida a su abuela, y que se las tuvo que ingeniar para evitar que el lobo feroz las comiera.

Este lugar se caracteriza por sus edificios medievales y el verde de las montañas, un lugar que sin duda te hará soñar. Al igual quela  región de Weserberglans, donde podrás visitar el bosque donde vivieron los Siete enanitos, recreando la historia de Blancanieves.

Trendelburg y Polle

Estas dos ciudades también tienen que formar parte de tu mapa turístico, porque en Trendelburg se encuentra la torre que sirvió de inspiración para el cuento de Rapunzel y Polle, otra ciudad con el encanto que desprenden sus edificios medievales, que sirvió de inspiración del cuento de La Cenicienta.

Si te he convencido y ya estás pensando en preparar tu próximo viaje a Alemania, para hacer esta ruta de los cuentos de hadas, en la página Guía de Alemania encontrarás una información muy detallada.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: