Signo editores / Literatura a Mil

El virus (Javier Barragán Bravo)

Comparte este post

Al principio la masa popular era favorable a que el Virus P fuese liberado por todos los países: el 9’8% de la población mundial falleció sin dolor por un paro cardiaco. Pocos años después se investigó una variante que atacase a todos aquellos que hubiesen cometido o tuviesen intención de cometer delitos sexuales: miles de violadores anónimos morían por doquier. La obsesión por la perfección moral fue contaminando a los ciudadanos más conservadores, hasta el punto de elaborar una variante del virus que afectase, y por tanto liquidase, a todos aquellos que hubiesen sido o tenían la intención de ser infieles a sus parejas. La población, cada vez más diezmada, aunque más íntegra, fue buscando una perfección moral imposible de conseguir, y más virus fueron expulsados a la atmósfera con la intención de castigar con la pena de muerte a corruptos, asesinos, maltratadores o ladrones.
Hoy sólo quedo yo, aburrido, solo, y sin posibilidad de perpetuar la especie, pero, eso sí, moralmente perfecto.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies