Signo editores / Literatura a Mil

Viriditas (María Julia Vigliocco)

Comparte este post

El pez que es Mot cayó del astro por la noche. Vieron los hombres la línea violeta que dibujó en el cielo. Cuando todos se hundieron en el encanto se apagaron las lámparas, y las calles de tierra se llenaron de una multitud que marchó en silencio. En el negro no se distinguían los disfraces: los había de magos, de elefantes con los colmillos de acero, de Guerreros de Terracota; los había de dragones chinos, nácar al medio, de dioses, de franquistas en homenaje fálico.
Algunos se atrevieron bosque adentro, a pie o a caballo, y en cuanto bajaban por la colina, cayendo y levantándose, jadeando entre la maleza vieron cómo se abría, al fondo, el castillo donde Mot ahora es rey, con torreones negros, banderas negras, con humos negros, con puerta de madera y hierro.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies