Signo editores / Literatura a Mil

Vindicación de Satanás (Antonio Manuel García Espín)

Comparte este post

En el centro de la cuarta ronda del noveno círculo del Infierno, el más grande poeta de Occidente condena al responsable último de la salvación de todos los hombres. No ha de achacársele este absurdo al intelecto por más demostrado superior del autor de la Comedia, pues si perpetra tal injusticia es debido a su profunda fe arraigada en la tradición cristiana comenzada por San Pablo.

Emergen del hielo –canta el poeta– los tres rostros monstruosos del demonio: el de la izquierda devora a Bruto; el de la derecha, a Casio. El rostro central, súmmum de la ignorancia, la impotencia y el odio, mastica doloso al ejecutor de su voluntad en la Tierra.

Así, la criatura que tuvo el bello semblante, el maldito Lucifer, cumple irónicamente la peor de las condenas, muestra irrefutable del caprichoso método divino: se sabe culpable de la muerte de Cristo y, por ende, de la redención de la humanidad.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies