Signo editores / Literatura a Mil

El viejo faro (Lidia Agenjo Navarro)

Comparte este post

Marcaban las ocho de la tarde en mi reloj cuando decidí ir al puerto a despejarme. Sentado en el pequeño embarcadero un ligero aroma a rosas hizo que voltease mi mirada cuando vi pasar a una mujer de largo cabello negro por la orilla del mar, pero al levantarme para ir en busca de ella había desaparecido. Justo cuando estaba llegando a mi coche me di cuenta que no tenía mi móvil encima por lo que tuve que volver casi a tientas al embarcadero, ya que la noche se me echó encima, pero nunca imaginé lo que me iba a encontrar allí. Mi corazón se aceleró cuando vi aquel inmenso charco de sangre que conducía hasta aquel viejo faro, pensé en irme pero algo en mi se negaba, así que seguí el rastro preocupado por aquella chica que vi horas antes. Dentro del faro olía a podrido pero acompañado de un ligero aroma a rosas, lo cual hizo que me estremeciera. Cuando abrí la segunda puerta allí estaba ella, sangrando, quien se acercó a mi cuan rayo, me miro con esos ojos azules intensos y me despedazó.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies