Signo editores / Literatura a Mil

Vida (Patricia Martín)

Comparte este post

Vas subiendo, te tiemblan las piernas y no te sale la voz. Te aferras a lo que quiera que sea que tienes al lado, como si tu vida dependiera de ello y, en cierto modo, así es; aunque no te atrevas a pensarlo: arriesgas tu todo por unos segundos de aquello que te mantiene con vida.
Y muchos no lo entenderán, pero cuando estás arriba, en lo más alto, el pulso se te acelera, la piel se te eriza, notas el corazón en la garganta y las lágrimas luchan por ser derramadas; pero, de repente, suena la voz, el pitido o el engranaje que marca la salida y no tienes tiempo de pensar nada más…
Y ya no existe el miedo. ¡Y saltas! ¡Y gritas! Y, por una vez en tu vida, eres libre.
Descargas todas tus frustraciones en ese grito que se lleva el viento: los sueños rotos, las noches sin dormir, los “te quiero” callados… ¡Y el subidón de adrenalina es tan grande que, en ese instante, eres el rey de este jodido mundo!

1 comentario

Guadalupegh 20 junio, 2016 Responder

Todavía no puedo creer la definicion exacta de todo lo que siento, en 4 párrafos….

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies