Signo editores / Literatura a Mil

De vida (José David Herrero Morín)

Comparte este post

Sonaban débilmente las cigarras al fondo, y sus acordes eran el perfecto acompañamiento a la intimidad. Oportunamente las luces del cuarto se habían apagado poco antes. Apenas se distinguían las siluetas suaves, el brillo en los ojos o esos finos surcos en la comisura de los labios cuando se dibuja una media sonrisa silenciosa. Las manos exploraban y se perdían, se encontraban y volvían a partir, con la parsimonia que no tiene la juventud y menos aún la madurez. Era el primer encuentro, y todo podía irse al garete de la forma más estrepitosa; no obstante, la expectativa del triunfo animaba a la pareja. ¡Cuántos besos perdidos! ¡Cuántas caricias olvidadas! Y poco después de medianoche, extenuados y satisfechos, se dejaron caer, medio abrazados y medio rendidos, a la luz mortecina de una vela, en la alfombra del salón.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies