Signo editores / Literatura a Mil

Velorio (Carinna Dotti)

Comparte este post

En el principio, sospechamos el fuego.
Volvimos a encontrarnos cuando ya las cosas no lloran en el amor, sino en los hijos.
Con sólo mirarnos, Eros tejió otra vez la urdimbre deshilachada por Cronos.
El pretexto, un ataúd, un conocido en común.
Enseguida comprendí que no iríamos al entierro.
Supe, que el velorio por la pasión no vivida, sería eterno.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies