Signo editores / Literatura a Mil

Varicela (María Encarna Pérez Abellán)

Comparte este post

Extracto de la entrevista concedida por nuestro invitado a la revista “Pinceles”:
RESPUESTA: -Sí, mi mujer se había levantado débil y cansada aquella mañana, con la cabeza embotada, como si durante la noche el sueño, en lugar de repararla, la hubiese agotado mucho más. Los párpados amanecieron abultados y las mejillas sumamente enrojecidas por la fiebre. Un baño templado podría, tal vez, rebajarla en algunos grados -o décimas al menos-, porque el diagnóstico era inequívoco: también le habían salido unos puntitos rojos, menudos pero numerosos y rítmicamente regulares, que confirmaron que sufría… un brote de varicela. En adultos. Tardarían mucho más en eliminarse por completo las costras y marquitas de su cuerpo, y su mohín contrariado me condujo a tratar de consolarla simpáticamente. Sustituí su gesto de disgusto por grandes pestañas y sonrisa rojísima. Mantuve, claro está, las ampollas encarnadas. Así nació este cuadro.
– ¡Sorprendente su fuente de inspiración, señor Lichtenstein!

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies