Signo editores / Literatura a Mil

Unos de febrero (Noemí)

Comparte este post

Dejad que os cuente una historia, mi historia, su historia.
Emprendiste un nuevo viaje, sin saber muy bien a dónde ibas, sin estar seguro de si volverías. 20:40, suena el teléfono, la voz más muda que jamás me ha hablado. Me despojé de mi orgullo en aquel cuarto oscuro en el que descubrí que no somos eternos.
Llueve sobre mojado, 60 minutos de cristales empañados me separan de la realidad. Te di el último beso, el beso más cálido que podía soportar tu cuerpo inerte, y te recordé una vez más que te querría siempre un poco más.
Guardaste tus alientos en un árbol y el olor de una pura rosa blanca se quedó con el último ápice de tu terrenalidad.
Guardaste tus últimos secretos en tus 4 paredes blancas y el tacto frío de tu recuerdo ya no seca el sabor salado que dejó tu adiós.
Aún huelo el jardín que adornaba tu nueva casa.
Me quedé el amor de tu rosa con espinas, me dejaste el valor de luchar aunque haya heridas, perdí tu cuerpo y gané una luz que siempre me guía.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies