Signo editores / Literatura a Mil

Por una insignificante mosca (Xavi Maradinner)

Comparte este post

Anita ya no quería ir al colegio porque las asas de su mochila eran cadenas y pesaba demasiado. Ir a la escuela era una pesadilla por culpa de una mosca. No la dejaba en paz en ningún momento y la hostigaba de forma sistemática. Montañas sonrientes de estiércol alimentaban y animaban a la mosca desde sus pupitres.
Pasaron los días y la masa mefítica creció. De ella brotaron nuevas moscas obedientes a la mosca reina.

Un día, Anita regresó a su casa y se encerró en su cuarto. Al encender su portátil, miles de moscas saltaron a su cara amparadas en el anonimato. Se metieron en sus ojos provocando llantos, en la boca provocando asfixia. Salió de la habitación y decidió jugar al escondite con las moscas como rivales.Ganó, porque nadie la volvió a ver.
Anita ya nunca será Ana y ahora pasa lista desde el cementerio donde grita presente cuando alguien lee su lápida. Todo por una insignificante mosca a la que dieron alas, que nunca debieron haber alimentado y mucho menos dejar evolucionar de larva

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies