Signo editores / Literatura a Mil

Última parada (Luis Barriga Villar)

Comparte este post

Julia estaba cansada, agotada de otro día más de interminable trabajo. La noche cerrada, la llovizna cansina, tomar el último autobús le producía siempre desasosiego. Tanta novela de misterio en las que refugiaba su soledad le pasaba factura. Se colocó bien el fular, no podía permitirse un resfriado. No le gustó el joven encapuchado que abrazaba sus pies encogidos como una gárgola y que tenía tras de sí. Quizás hubiera tomado otro asiento, pero el transporte iba completo.
A medida que el autobús iba despojándose de vida en cada oscura parada su ansiedad iba en aumento, faltaban sólo dos para tomar el camino de su casa y descansar. En la penúltima se bajó el individuo que la había inquietado. Cuando el conductor malhumorado insistió en que tenía que desalojar el autobús, última parada, -Julia no pudo responder-, el fular había sido su pasaporte forzoso a los sueños perdidos, un nudo salvaje la unía al reposacabezas del asiento.

2 comentarios

jasiri 23 junio, 2016 Responder

Sorpresa final. Muy descriptivo. Me ha gustado.

Gloria S.Triano 24 junio, 2016 Responder

brrrr,pelos como escarpias¡

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies