Signo editores / Literatura a Mil

Tren (Juan Carlos Ordás Coria)

Comparte este post

Por la ventana se filtraba el olor a lluvia y tierra mojada. Cuando sonó el primer trueno la muchacha de ojos grises ya había salido de su casa.
Cogió el último tren que aún llevaba pasajeros y se sentó en el único compartimento que no estaba vacío. Entonces la muchacha de ojos grises se encontró con lo que ellos llamaban «extraños». Era la primera vez que conocía a uno.
Cuando el tren emprendió la marcha ambos se sonrieron y se desearon suerte. A través del difuminado cristal se adivinaban los oxidados escombros de la ciudad.
El tiempo pasó en un silencio denso y oscuro hasta que los vagones comenzaron a frenar.
Cuando se detuvieron del todo, la muchacha de ojos grises salió del compartimento con el «extraño» pegado a su espalda.
Tras abandonar el andén les esperaría el exilio.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies