Signo editores / Literatura a Mil

Transparente (Ramón Pacheco Sarabia)

Comparte este post

Era poca cosa al levantarse, pero empeoraba a lo largo del día, al anochecer era tan insignificante que ni los mosquitos le picaban.
Todo comenzó cuando era niño y jugaba con su hermana a pasar desapercibidos; andaban sin hacer ruido, susurraban, jamás importunaban a los mayores, suspiraban en silencio y reían sólo con los ojos.
Había perfeccionado tanto la técnica que nadie lo recordó nunca como compañero de clase ni de trabajo. Ni el perro se alegraba al verlo.
Nadie llegó a reconocerlo nunca en las fotos de familia…
.-Sí hombre, el primo ese…
Un día cualquiera de un mes cualquiera, a una hora indefinida del día, se sentó frente al televisor. Meses después, al entrar el sargento Uribe en la estancia notó que olía a cerrado; los vecinos habían avisado por el ruido que hacía la tele, y era raro, porque allí no vivía, ni había vivido nadie desde hacía años.
El sargento apagó el aparato, y la pantalla se condensó en un punto. Al salir de la estancia tuvo la sensación de que alguien lo miraba.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies