Signo editores / Literatura a Mil

Transfiguración (Ewal Carrión Díaz)

Comparte este post

Siempre estampo parte de mi lujuria en un último beso, sobre su pecho, y dejo su piel de devoto cubierta con mis huellas en forma de esquirlas. Es mi manera de exprimir su deseo hasta el último instante. Después tapo mi desnudez con el manto hecho a mano hace más de dos siglos y bordado con mil flores. De camino hacia mi pedestal es ya una tradición la lágrima de soberbia, precipitándose desde mi mejilla hacia mis pies que vuelven a endurecerse tan deprisa. Mi amante me sube a la peana, coloca la corona y acaricia mis labios otra vez de madera. Cómo detesto toda aquella liturgia que me imploran cada año desde que, los mismos que me inmolaron, me hicieron beata.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies