Signo editores / Literatura a Mil

Trajes a medida (Fernando Díez)

Comparte este post

El incómodo cadáver de procurador de la propiedad le tiraba horriblemente de la sisa. Era un traje que siempre le había quedado estrecho, lastrando sus movimientos; impidiéndole pensar. Cada mañana se vestía con aquella horrible prenda, deseando únicamente que el día terminase para podérselo quitar y cambiarlo por un vestido hecho a su medida. Por una prenda que no le ahogase bajo el yugo de una existencia vacía, gris e impuesta por su propia cobardía. Un traje con fular y lentejuelas en lugar de corbatas anodinas. El traje de Salomé, maestra de ceremonias, vedete y bailarina.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies