Signo editores / Literatura a Mil

Ternuras (Javier Molina Palomino)

Comparte este post

Como decía la canción de Cecilia, ella siempre se quejaba de que su marido nunca fue tierno, que era el mismo demonio.
Ahora, a nueve de noviembre, cenando sola y con un ramito de violetas sin tarjeta sobre la mesa, sonreía contrariada:
– Quizá me equivoqué.- Pensó mientras hundía el cuchillo en el tierno asado, con la suavidad con que entra en un bloque de mantequilla.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies