Signo editores / Literatura a Mil

Tempus Fugit (Esperanza Manzanera)

Comparte este post

El aparente defecto de mi memoria fue mostrándose como algo real. Yo no tenía alopecia ni barriga todavía, pero todos ellos sí. Caminaba por la pequeña ciudad en la que crecí y a la que no había retornado en veinte años, y al cruzarme con esas caras conocidas, ahora tan arrugadas y canosas, me estremecí al comprobar que ninguno de ellos me reconocía. Mis compañeros de colegio, mis amistades del instituto e incluso algún flirteo de la universidad, dejaron mis saludos sin responder, mi mano levantada en vano y mi semblante petrificado por el miedo perplejo de constatar que todos eran veinte años más viejos que yo.

1 comentario

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies