Signo editores / Literatura a Mil

Supurantes (Gonzalo)

Comparte este post

Dime hacia dónde vamos, por favor. Necesito saberlo. Creo que me va a estallar el grano que tengo en el entrecejo y se me van a llenar los ojos de pus. Por favor, dímelo. No podemos seguir andando en espirales, al final vamos a acabar en algún sótano asfixiante. Y sabes que soy claustrofóbico. Deja de burlarte, por Dios, ¿hacia dónde vamos? Aunque sea, señala con el dedo, algo aproximado. A veces mis pies se acaban pudriendo después de muchos pasos, por eso necesito saberlo. Si mis pies fallan y mi grano explota, me acabaré gangrenando yo también, ya me pasó una vez. No quiero acabar gangrenado en un sótano irrespirable. No me digas que no sabes hacia dónde. Dímelo, y así sabré si quiero arriesgarme a otra infección. Desde esa última, le tengo terror a las infecciones. No es sano caminar así, sin rumbo, y menos arrastrarse. De hecho, vamos a pararnos, mejor. Empiezo a dudar de que sepas hacia dónde vamos. Estás como yo, mira tus pies. Mejor nos paramos y descansamos. No voy a seguir.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies