Signo editores / Literatura a Mil

Sudar el dolor (Macarena Hernández Jiménez)

Comparte este post

Es necesario sudar el dolor como se sudan todos los sentimientos anclados en las venas, despacio, en pequeñas dosis, trabajando cada gota como si fuera la única, la última.

Sentirlo resbalar por tu piel, ya extracorpóreo, ajeno, decirle adiós con cariño por lo que deja atrás, tus restos, tú mismo en el interior de un cuerpo que ni siquiera reconoces, pero que sigue en pie, ahora más liviano.

Saborearlo una vez más, suicidamente, como corresponde a las despedidas, recordar la sal que contiene, especial, asesina, sal de la que seca la vida, cuartea, quema. Recordar que ese fue tu destino en otro tiempo que ya no es este, desde hoy -que es siempre-. Recordar los días de boca amarga, de labios agrietados, de manos muertas, recordar que el olvido ya no es un sabor a mar abandonado.

Es necesario sudar el dolor con todas las fuerzas de las que dispongas porque, al final, al evaporarse por fin, siempre te quedará una suave sensación de frío, de aire renovado, de volver a comenzar.

1 comentario

Pili 16 junio, 2016 Responder

Es tan bonito lo que leo en “Noches de luna llena” que a veces no puedo evitar que una lsgrima me traiciones y me encuentre llorando.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies