Signo editores / Literatura a Mil

Somnolencia (Esperanza Manzanera Ferrándiz)

Comparte este post

Él observó a las dos hermanas tumbadas al sol y rió al pensar que había hecho el amor con ambas. Pretendía seguir con el juego hasta que se destapase por sí mismo, qué podía pasar de malo. De hecho, en cuanto superase la extraña somnolencia que sentía, se levantaría, rozaría el brazo de la hermana más joven y con un pícaro gesto la invitaría a su habitación. Se había decidido por la más joven, la misma que le había traído el refrescante zumo hasta la tumbona. Solamente tenía que espabilarse un poco, vencer el sopor y levantar los párpados que pesaban como losas. Y entonces subiría a la habitación con la más joven, y no con la hermana mayor, pese a que tan amablemente se ofreciese a acercarse hasta el bar del hotel a pedir su zumo, que finalmente y a saber por qué, trajera la hermana menor.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies