Signo editores / Literatura a Mil

Sólo uno mismo (José Carlos Conesa Salguero)

Comparte este post

El tiempo por venir ya hacía mucho perdía cada nueva batalla frente al agotado entre las idas y venidas de su propia existencia, pese al vaivén entusiasta de recuerdos de historias inacabadas que, rememoradas merced al anhelo de los sueños, nunca llegaban a representar el volver de la vida, sino justo lo contrario. Las prisas del ahora sucumbían ante la tenacidad de la certeza envuelta en desazón. Despertar al futuro seguía siendo un reto razonable, la meta flotante a cuyas ansiadas coordenadas poner rumbo irrenunciable. Aspirar a mejorar, aun siendo esa mejoría circundante con la mediocridad de otrora, era el camino más brillante a alguna parte, la reconquista menos lejana de utopías olvidadas a golpe de razón y quebranto. No había más salidas. La equívoca huída, compañera fugaz a lo largo de tantos miedos, perecía inmersa en su recurrente embrujo y el reloj, a mínimos, señalaba la cuenta atrás al socaire de la parca. Era el último escenario para el tesón más allá de la cobardía.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies