Signo editores / Literatura a Mil

Sola o acompañada (Flogadio Madoro)

Comparte este post

Se negó a comer, en cambio prefirió pasearse entre las palmeras y saborear con los pies descalzos la textura fina de la arena. En realidad no debió tener mucha hambre; aunque se excusó en la apariencia rustica y el aroma salobre del guisado elaborado por su abuelo (nada que ver con la comida de casa, donde ya fuese su abuela o su madre hacían un manjar del platillo más sencillo). Como fuese, su estómago no le reclamó con exigencia la falta de alimento el resto del día y el viejo no se mostró dispuesto a insistirle – Ya comerás cuando te apriete el hambre – pensó para sí, poseedor de la experiencia de un hombre del campo.
Al día siguiente, encontró al anciano atareado calentando café sobre una fogata – ¿Desayunas? – Le preguntó, el joven asintió. Le sirvió café en un pocillo y luego una tortilla recién pasada por el fuego – ¿Tortilla? – Gruñó el muchacho – ¡Sola no me gusta! –
Sin inmutarse, el hombre puso otra tortilla sobre la primera y se la entregó – ¡Toma!, ya está acompañada-.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies