Signo editores / Literatura a Mil

Sin invitación (Manuel Pinos Quílez)

Comparte este post

El día que me desperté muerto en aquel oscuro callejón, fue el más triste de mi vida. A mi entierro no vino nadie. Tampoco es que me importase demasiado. Es más, yo estuve a punto de no acudir. Nadie me había invitado, ni siquiera tú, mi asesina de ojos color tristeza.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies