Signo editores / Literatura a Mil

En silencio (So Blonde)

Comparte este post

Disparé a mujeres inermes desde tan cerca que pude oler la piel quemada y sentir el alma liberarse de la prisión del cuerpo.
Manché mis manos en las entrañas de bravos hombrecillos que aguantaron mi mirada y la visión del abismo sin temor alguno.
Desollé la inocencia y la humanidad de muchachas que por edad podrían haberme llamado padre y no cariño.
Bailé, junto a otros demonios como yo, ante inmensas hogueras aloques que calcinaban el paisaje esmeralda y se tragaban el sol con su humo grasiento. El día se tornó la noche más oscura y yo danzaba, eufórico y borracho de poder, de muerte y de miedo, abotargado por el destilado de adormidera.
Reventé los cuerpos infantiles de manera que la única forma que hubo de saber cuántos murieron fue pesando los despojos. ¿Cómo iba a saber yo que ese túnel era un refugio y no una trampa?
La voz de su nieto desvaneció los recuerdos y el anciano regresó al presente.
—Abuelo, dime, ¿cómo fue Vietnam, qué hiciste allí?
El viejo soldado lloró en silencio.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies