Signo editores / Literatura a Mil

Segunda noche (Sebastián Agudelo)

Comparte este post

La noche había pasado. Había despertado con la esperanza de ver los rayos de sol tocando la tierra y disipando el frío de la noche anterior. Había sido un merecido descanso. Había amanecido con la intención de encontrar la causa de la oscuridad que ahora reinaba sobre todo. La habitación seguía en tinieblas; no tenía ni una sola ventana y había tapado toda la puerta para que no penetrara el frío. El teléfono había muerto por completo, y con él, la única fuente de iluminación que tenía. Pero no importaba, no lo iba a necesitar porque la luz del sol iba a ser más que suficiente… ¿O no?

Desesperado, me levanté de la cama y corrí hacia la entrada para abrir las puertas de par en par; necesitaba sentir el sol en mi cara y ver la luz del día. Pero mientras caminaba, mientras salía, me daba cuenta de que algo andaba mal, pues el frío seguía y el sol no se había hecho sentir. Al abrí los ojos presencié lo que había estado temiendo: La noche seguía ahí y la oscuridad se había hecho eterna.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies