Signo editores / Literatura a Mil

Según caen las hojas (Horacio Fernández)

Comparte este post

Siglos atrás, al llegar el otoño, las hojas de los árboles imitaban las costumbres de los pueblos.
Los había virtuosos: allí las hojas se resignaban al paso del tiempo. Les llegaba la hora y danzaban al viento en adioses apacibles.
En los pueblos vacilantes, ellas prometían morir en el río. En cada despertar, era el valle el que amanecía cubierto por un lecho reseco y marrón.
En los pueblos tristes, las hojas se arrancaban a sí mismas aún verdes y se incrustaban en las fauces del pantano en un pacto suicida. Las que sobrevivían, ahogadas en llanto, alimentaban la ciénaga en donde iban a morir después.
También hubo un pueblo enfermo de avaricia. Los hombres dejaban a mujeres y niños al pie de los árboles y partían a sembrar terror en aldeas vecinas.
Una tarde volvían, exultantes. Cargaban cofres pesados y ajenos. Creyeron que la llanura teñida en sangre era el fulgor del crepúsculo.
Creyeron mal. Las hojas habían copiado su instinto; sembraron muerte dejándose caer como granadas.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies