Signo editores / Literatura a Mil

Rey Negro, Reina Blanca (Luis Jesús Goróstegui Ubierna)

Comparte este post

La expectación era máxima. Era la partida del año. Se enfrentaban dos grandes maestros. Sergei Koliakov jugaba con las blancas y Antonov Lakota con las negras. La partida se desarrollaba con normalidad. La prensa especializada alababa la maestría y audacia de cada ataque, de cada defensa. En el movimiento vigésimo las negras tenían una clara ventaja. Sin embargo, a partir del movimiento vigesimoséptimo algo comenzó a suceder. Los movimientos de las negras se volvieron erráticos, inconexos. Nadie daba crédito a sus ojos, incluso Antonov parecía desconcertado. Finalmente las blancas ganaron la partida. Los periodistas, impacientes, preguntaron a Antonov:
– ¿Qué ha sucedido? ¿Por qué ha perdido la partida cuando todo parecía presagiar una clara victoria suya?
Antonov parecía absorto en sus pensamientos, y solamente repetía:
– No pude hacer otra cosa. Él no me dejó.
– ¿Él?… ¿A quién se refiere? – preguntaron los periodistas.
– Mi Rey Negro… Se había enamorado de la Reina Blanca.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies