Signo editores / Literatura a Mil

Revelación (María Encarna Pérez Abellán)

Comparte este post

No veía el momento, tras tantos y tan largos meses, de poder liberarse definitivamente de los incómodos rieles que en paralelo, pero también trabados entre sí, configuraban el minúsculo entramado ferroviario que el dentista había depositado sobre sus dientes. Oh, ¡le habían acomplejado tanto hasta entonces las piezas blancas apiñadas, revueltas y tan indóciles! Cuando le fue retirado el último fragmento metálico de la ortodoncia, resbaló su índice por cada uno de los molares, premolares e incisivos. Hasta entonces no supo de la extraordinaria longitud de sus colmillos buidos. El adolescente Drácula decidió que había llegado el momento de buscarles alguna utilidad.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies