Signo editores / Literatura a Mil

Resurrección (Ángel Roldán Buñuel)

Comparte este post

– No tengo tiempo.
– Tienes miles de días por delante, piensa en todo lo que podrías hacer.
– Se me ocurre una cosa: suicidarme.
– ¿Cómo dices?
– Ya lo has oído.
– Pero entonces no podrías disfrutar de todos esos días.
– Es que no hay tiempo.
– Sí que lo hay. ¿Me estás escuchando?
– Eres tú el que no escuchas: se ha parado.
Miró a su alrededor, aguzando los oídos todo lo que pudo. No escuchó ni el más mínimo sonido: todos los relojes permanecieron estáticos.
– ¿Ves? No tengo tiempo. Déjame en paz.
El demonio se retorció ante la revelación de su sentencia y sonaron campanas. Cayó al suelo entre espasmos mientras gritaba en arameo. Su cuerpo inerte de langosta permaneció unos segundos en el pavimento y finalmente se diluyó.
Y apareces, abres la puerta.
– ¿Está todo bien? Creí haber oído gritos.
Sonrío.
– Has vuelto.
– Estaba preocupada, tonto.
– No, no es verdad. Siempre vuelves.
Se dibuja mi senda en tu gesto gracioso, natural de un sueño.
– ¿Vamos?
– Sí, vamos.

1 comentario

Lucas 2 junio, 2016 Responder

El autor es capaz de representar el mito de la creación y la destrucción, toda una cosmogonía en una instantánea que reaparece en la vida de cada ser humano. Para releerlo cada día.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies