Signo editores / Literatura a Mil

Regusto amargo (Javier Regalado Herrero)

Comparte este post

Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar –le dijo, moribundo, a su mujer. Y llegado el momento, su mujer se acordó. Salió del crematorio con la urna entre los brazos, se acercó al puerto, y vació su contenido en el agua sin pararse en ceremonias. Después arrojó la urna en el primer contenedor que encontró en su camino de vuelta. A su espalda, decenas de peces devoraban aquellas cenizas con avidez, sobre todo una hermosa merluza que llenó su estómago, y que un par de días después lucía brillante y fresca en la pescadería del barrio. La mujer la encontró irresistible, y como ahora podía permitírselo la compró entera, y la cocinó en salsa verde para sus hijos.
Todos notaron un ligero regusto amargo en la merluza, pero solo a ella se le paralizó la mandíbula al notar, entre las patatas y el perejil, el inconfundible sabor de la cicuta.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies