Signo editores / Literatura a Mil

Reflejo apagado (Gova Lesc)

REFLEJO APAGADO. HABLANDO CON LETRAS Comparte este post

Me miro al espejo por las mañanas y no veo más que un saco enorme de carne y huesos, de ojos legañosos y pelo alborotado.
Mucho que envidiar y poco que ofrecer. Soy de ese tipo de personas que cuando se mira al espejo no le gusta lo que ve y no tiene la voluntad necesaria para cambiarlo. Personas como yo degradadas en esta sociedad por haber haber sido cortadas por un patrón diferente.
Comentarios como: “Qué gorda estás” o “mira la foca esa” han ido destruyendo mi autoestima desde pequeña.
Mi esperanza por encontrar a un sólo ser humano que viera más allá de mi armadura de hierro oxidado se había extinguido. Y un buen día apareciste tú, rompiendo mi armadura y dejando ver a una chica tímida, reservada y asustada del mundo que tan mal la había tratado. Me tendiste tu mano con una sonrisa que iluminó mi oscuridad, la mía se acercó poco a poco y me ayudaste a salir y cuando estuve a punto de derrumbarme me abrazaste y al oído me susurraste “no soy como los demás” y rompí a llorar.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies