Signo editores / Literatura a Mil

Recuerdos (Mariana Sodez)

Comparte este post

Nuestras miradas se encontraron, el miedo la invadía, parecía tan pequeña e indefensa y no podía hacer nada para ayudarla, me encontraba en un estado de inercia, mi expresión estupefacta y la impotencia me controlaban.
Un grito ahogado salió de sus labios, me rogaba que la ayudase, necesitaba de mí. Pero yo apenas podía respirar, el nudo en la garganta que se había formado se liberó en forma de llanto, pero eso no haría que los malos dejaran de apreciar de manera morbosa la belleza de la pequeña, ¿Por qué no entendían que ella era intangible?

—Hasta aquí con la sesión de hoy— abrí los ojos, otra vez había terminado hecha un desastre, —Algunas personas jamás superan los desagradables sucesos que viven en su infancia, pero contigo vamos bien.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies