Signo editores / Literatura a Mil

Rebaño (Juan Negreira Montaña)

Comparte este post

Padre dice que nadie ha sobrevivido al Apocalipsis, salvo nosotros. Nací aquí, en el refugio que mi padre construyó. Nunca he salido fuera. Escucho las historias de mi padre sobre la entereza del Sur. Somos sureños, hijo, dice. Nunca lo olvides.
Comemos latas. Pero los Días Especiales papá mata a uno de los animales que tenemos en el corral, dentro del refugio. Se parecen mucho a nosotros y eso siempre me sorprende, porque papá me enseñó fotos de pájaros y de perros y son muy distintos a los de nuestro rebaño. Prácticamente solo se distinguen de papá y de mí por su piel, negra. Papá me ha enseñado a sacrificarlos con el cuchillo; les tapa la boca para que no nos muerdan.
Una vez soñé que uno hablaba.
Papá dice que los llamaban Nigros y que cuando era niño los usaban para recolectar los campos de algodón.
A mí me parecen muy bonitos, con esa piel como untada de aceite. Me hubiese gustado haberlos visto en los campos, pastando al aire libre. Me hubiese gustado haber podido ver El Exterior.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies