Signo editores / Literatura a Mil

Queridos vecinos (Mariela Perigo)

Comparte este post

Esos golpes la estaban volviendo loca. ¡Ja, ja! ¡Pum! ¡Ja, ja! ¡Pum! Alterada, se sentó en el sillón del living intentando recuperar la calma. La oscuridad la abrazaba como recompensa por los minutos de sueño perdidos. Tocarles el timbre no era una buena opción, apenas se habían cruzado un par de veces y una anciana ataviada con batón parecería no ser una presencia demasiado intimidatoria. La mirarían extrañados, dirían que sí entre dientes y, al cerrar la puerta, largarían la carcajada muda. Otra vez esa vulgar alegría. Desde el día en que los vio por primera vez supo que la cosa no pintaba bien: hombres, mujeres, música y humo. Pero ahora sí, ahora estaba segura: lo más detestable en ellos era el vómito de su risa.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies