Signo editores / Literatura a Mil

En el puente antiguo (Rafa G. García)

en el puento viejo. Hablando con letras Comparte este post

Cruzaba el puente antiguo cada mañana al salir el sol. El niño, arrastrando sus siempre lustrados zapatos y con harapos por vestimenta, cargaba con su cajón de limpiabotas en dirección a la ciudad.
Treinta años ya desde que había encontrado aquel cajón de limpiabotas. Treinta años escuchando conversaciones ajenas y recibiendo limosna de desdeñosos extraños. Treinta años de betún y grasa. Treinta años de mirada apagada y sueños olvidados.
Al final del día, al anochecer, de pie al borde del puente antiguo, el limpiabotas observaba con un brillo en la mirada las turbulentas y oscuras aguas del río. Profundas. Acogedoras. Maternales.
Al amanecer, en el puente antiguo, un niño de cara sucia se encontró un cajón de limpiabotas. Agradeciendo a Dios su buena fortuna cargó con él y se dirigió a la ciudad.

1 comentario

Marta 13 julio, 2016 Responder

¡Qué bonito!

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies