Signo editores / Literatura a Mil

Presencia (Joaquin Lahoz Casulla)

Presencia (Joaquin Lahoz Casulla) Literatura a mil Comparte este post

Pablo sentía que el techo de su casa se desplomaba al ritmo de la «Obertura de Tannhäuser». Él, acérrimo seguidor de Verdi, llevaba ya demasiado tiempo soportando al Wagner del vecino.

Encaró los escalones que le separaban del piso de encima. A mitad de camino paró para controlar el resuello pero al llegar golpeó el timbre con todas sus fuerzas. Un hombre mayor abrió la puerta con una sonrisa. Pablo lo cogió de los hombros y lo zarandeó violentamente. El vecino, por pura sorpresa, se fue al suelo.

Asustado, Pablo se retiró escaleras abajo y salió a la calle. Aceleró el paso pero Wagner seguía doblegando sus tímpanos. La música comenzó a extraer recuerdos: las noches de ópera en vinilo, la pasión por Wagner, el amor en el tercer acto…

Violeta, la mujer de Pablo. Hoy hacía tres años de su muerte. Ya no podía escuchar a Wagner. Sintió que sus piernas eran de goma. Se dejó caer y cerró los ojos. En una pausa dramática de la obertura le pareció escuchar a Violeta. Sonrió. Le llamaba.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies