Signo editores / Literatura a Mil

Precedentes (Javier de Pedro Peinado)

Comparte este post

Luis tiene crisis de ansiedad desde ese día. Los asaltantes del banco iban a por todas. Lo decían sus ojos. Los empleados siguieron el protocolo y obedecieron, pero había poco dinero y los canallas decidieron acariciarle la cara a Luis para ver si sacaban más. En la refriega, uno perdió la capucha y su anonimato. Tardaron horas en arrestarlos. Le mostraron sus fotos: perdedores ignorantes, chusma sin futuro. ¿Que tienen problemas?; pues como todos. Esto es así. Hay que trabajar, esforzarse y cuidar un poco de los demás, porque se está yendo todo al carajo. En eso piensa mientras la mujer le observa preocupada.
— ¿Está usted bien? —pregunta ella.
—Sí, Isidora. No es nada.
—Le veo desmejorado, don Luis. Desde el atraco y eso.
—Estoy mejor.
—Eso espero. Dígale a su mujer que le cuide.
—Claro, tranquila. Ve firmando, está listo.
—Suena bien. Lo de precedentes.
—Preferentes, Isidora; participaciones preferentes —dice Luis, ofreciéndole el bolígrafo.
E Isidora sonríe a don Luis. Y firma.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies