Signo editores / Literatura a Mil

Precauciones de estado (Gabriel Pérez Martínez)

Comparte este post

Ante una ola de calor, puede optar por combatirla con medios artificiales -ventiladores, aire acondicionado…- o por derretirse. Si usted es de los que prefieren la segunda alternativa, sepa que, para no sufrir daños irreparables cuando venga el frío y regrese al estado sólido, debe cumplir con unas estrictas normas de seguridad:

-Aléjese de sumideros.

-Huya de la arena y de la tierra.

-Elija un recipiente retirado del sol (tipo plato hondo) con profundidad suficiente para que no bose.

-Y, sobre todo, cuide sus pensamientos: si fomenta que el cerebro se mezcle con la entrepierna, corre el riesgo de evaporarse.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies