Signo editores / Literatura a Mil

Piscis (Daniel)

Comparte este post

El muchacho no había llegado al mundo de la manera tradicional, su nacimiento no incluyó parteras, ni gritos y mucho menos sangre a borbotones. Por lo contrario, se había precipitado a la Tierra cayendo del cielo con una estrella en el ombligo, al parecer esa fue la razón de sus enamoramientos imprevistos; el fuego del espacio le quemaba desde las raíces del vientre y le crecía hasta la última arteria del corazón.
Pero si el fuego no se controla arde tanto que provoca mares de llantos que lo apagan todo; hasta la vida. Así volvió a casa.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies