Signo editores / Literatura a Mil

A pesar de la distancia (Ana Centellas)

Comparte este post

Esperaba impaciente la salida de su hijo del colegio. Hacía dos semanas que no le veía y aquel fin de semana había hecho planes muy especiales con él.

Los escolares comenzaron a salir eufóricos, corriendo, gritando. Por fin había llegado el tan ansiado fin de semana. Abrazaban felices a sus padres. Cargados con sus mochilas, la algarabía era música para sus oídos.

Poco a poco el colegio comenzó a quedar vacío. ¿Dónde estaba su hijo? Todas las alarmas saltaron dentro de su cabeza y corrió al interior del colegio. Todo a su alrededor comenzó a girar cuando le comunicaron que su hijo había sido dado de baja hacía una semana.

Al menos una veintena de llamadas a Rebeca y siempre el mismo mensaje: “El teléfono está apagado…”. Notó cómo su corazón dejaba de latir, opresión en el pecho y cayó a plomo al suelo. El infarto fue fulminante.

Al momento, a unos doscientos kilómetros de distancia, el corazón de un niño también se saltó un latido mientras una única lágrima resbalaba por su mejilla.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies