Signo editores / Literatura a Mil

Perdido (Fernando Manuel Manzano García)

Comparte este post

Conseguí atravesar aquella piel con más dificultad de la prevista, las capas superficiales eran densas y resistentes y me llevaron hacia otras más permeables y porosas, como gelatinosas, pero aquél no era mi lugar. Advertí la existencia de unos tubos alargados que transportaban un líquido entre borgoña y bermellón y me abrí paso hacia ellos, pero pensé que aquél no era mi lugar. Una corriente imparable y continua me arrastró a una cavidad abombada donde el líquido entraba y salía con una enorme fuerza y cuando pensé que lo había encontrado, una duda me inquietó: ¿era aquél mi lugar? Me dejé llevar de nuevo por una corriente ascendente hasta verme sorprendido por una especie de malla gris, envuelta por una sustancia esponjosa que emitía breves pero intensos destellos de luz, como pequeños soles explotando: mi duda, entonces, fue aún mayor.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies