Signo editores / Literatura a Mil

Pequeña Venecia (Cedhot Arias)

Comparte este post

Fondeó a prudente distancia de la costa, la bahía virgen siente caer los primeros botes en sus tibias aguas. Asombrados peces, abrumados simios felices departen con loros, guacamayos, zancudos, serpientes, insectos y felinos. La ferviente abundancia, el portentoso regalo de los Dioses. Unas sombras erguidas y majestuosas como lámparas de bronce y barro, observan.
Aquellos hombres cantan ebrios como soldados felices, hace poco más de dos días estuvieron ciegos, clamando, pidiendo volver hacia la luminosa mancha azul del horizonte que dejaron a sus espaldas. La desmemoria del hambre hoy es un vago recuerdo. Sacuden con fuerza los remos y avanzan, avanzan y anhelan.
El más fuerte de los que observan levanta sus manos al cielo, sus dedos casi acarician – húmedos de sangre – las poderosas ráfagas de los vientos que, cruzados en aquella esquina del paisaje, se llevan rápidamente los gritos de los sacrificados. El hombre de bronce y barro danza frenético, agradece la llegada de la carne fresca.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies