Signo editores / Literatura a Mil

Pasado imperfecto (Santiago Eximeno)

Comparte este post

Mi hermana y yo compartíamos dormitorio, sus estanterías llenas de libros infantiles y su baúl repleto de disfraces. Allí narrábamos nuestros juegos de fantasía, en los que utilizábamos el imperfecto fabulador para narrarnos.
—Yo era la princesa más hermosa —decía yo.
Sin embargo, cuando la malvada madrastra me inoculaba el veneno de su venganza, y yo yacía desmadejada y con los ojos cerrados, era el presente el que constataba la tragedia.
—Estoy muerta.
Por ese motivo, que para ti no será más que una nadería de niñas, permíteme que ahora que he vuelto a la que siempre ha sido mi casa evoque nuestra relación perdida como un pasado imperfecto, un pasado envenenado que enunciaré con dos palabras:
—Estaba muerta.
Y para celebrar que no ha sido así, que las marcas en mi cuerpo y en mi alma no tienen ya sustancia de tragedia, deja que viva en presente mi prometedor futuro.
—Soy la princesa más hermosa.
Y al cuerno con todos los falsos príncipes.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies