Signo editores / Literatura a Mil

Ochenta y ocho (Enrique Valladares)

Comparte este post

Entraron a la oficina del ingeniero y la niña no le soltaba la mano. Entraron, y los ojos de la niña se abrieron de golpe y todo le asombraba: los grandes planos, las pantallas brillantes, las impresoras con su murmullo. La niña, asustada y divertida, iba y venía por entre las mesas. El ingeniero la llevó al ascensor para subir a la azotea, a la planta ochenta y ocho. La niña —con su dedo de niña— pulsó el botón de plata. «Nos elevamos», dijo el ingeniero aún de la mano de la niña. Al abrirse las puertas vieron el cielo de la ciudad con sus nubes quietas. «Hemos llegado», susurró la niña, y soltó la mano del ingeniero.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies