Signo editores / Literatura a Mil

Nuevos recuerdos (Pasamonte)

Comparte este post

Entré en la habitación y ella estaba de espaldas, mirando por la ventana. Al pronunciar su nombre se giró repentinamente, sobresaltada, y se dirigió hacia mí con gran entusiasmo. Me saludó, me besó y me pellizcó antes de que pudiera reaccionar. Se tumbó en la cama y yo me senté al borde. Apagó la televisión porque decía que molestaba. No paraba de hablar. Me habló de los veranos en Galicia, donde se podía dormir incluso con manta; también recordó aquel concierto de María Dolores Pradera con el que tanto había sentido y tanto había llorado. Sus ojos brillaban y le temblaba la voz por la excitación. Me cogió la mano y me pidió que no me fuera, que tenía muchas ganas de estar conmigo. Acarició mis mejillas y miró mis ojos en profundidad. «No sabes lo que me alegra que estés aquí, hijo mío», me dijo, y no supe responder. No era su hijo, sino el médico que iba a seguir su Alzheimer. Pero no quise explicárselo. Decidí ser lo que ella quisiera.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies