Signo editores / Literatura a Mil

Noche de verano (Germán Olivares García)

Comparte este post

La intensa luz me encegueció. Un viento helado me golpeó de frente provocando un leve temblor en todo mi cuerpo; a mis espaldas el calor continuaba, endemoniado.
Casi sin ver la tomé del brazo; estaba tan delgado y frío…
Su cercanía me provocó la exhalación incontenible de un suspiro, anticipo del placer; y bebí directamente de sus labios, recreándome con su frescura.
Cuando al fin nos separamos mi respiración se convirtió en un jadeo, la había contenido por tanto tiempo…
Coloqué de nuevo la jarra con agua sobre la charola, cerré el refrigerador y regresé a dormir.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies