Signo editores / Literatura a Mil

Navajas (Juan Jacobo Ocaña Haro)

Comparte este post

Ciudad. Acorralado en una esquina por una navaja tras la cual oculta el nerviosismo un joven sin infancia. Recuerda 65 años antes con una noche igual como testigo, huyendo entre las ruinas del cortijo bombardeado días atrás. Se ocultó arriba y oyó a la muerte subiendo sigilosa. Como hoy, no se abandonó a la deriva y el amanecer del sol por las ventanas cegó a los fascistas, que murieron sin saborear la hiel del miedo. Va al hospital a la quimio, no importan ya las navajas ni los amaneceres.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies